ASPECTOS DE LA EDUCACIÓN PSICOMOTRIZ
La educación psicomotriz de acuerdo a Vayer (1977) es una educación general del ser a través de su cuerpo. Hace tiempo que dejó sólo de ser sólo una técnica de reeducación para formar parte integrante de las corrientes que conciernen a la psicopedagogía, ya que a través del tiempo se cayó en la cuenta de que una adecuada estimulación, favoreciendo la psicomotricidad, le permitían al niño un mejor desarrollo en todos los sentidos y áreas de su vida.
Para Lázaro (2000) la psicomotricidad tiene los siguientes objetivos generales:
  • Ø Sentir y experimentar su propio cuerpo como realidad diferenciada de los objetos y de los otros, como fuente de relación con uno mismo y con el medio social y como vínculo de expresión y comunicación.
  • Ø Percibir su cuerpo a través de la estimulación de los procesos senso-perceptivo motores para acceder paulatinamente a un conocimiento de sí mismo utilizando todas las posibilidades del movimiento en relación al medio.
  • Ø Descubrir el placer sonsoriomotriz y emocional a través de la ejercitación en las estimulaciones básicas (táctil, propioceptiva y vestibular), sintiendo que su cuerpo es fuente de salud y de goce.
  • Ø Ser capaces de adoptar actitudes posturales adecuadas en las diversas actividades de la vida cotidiana, ejerciendo un progresivo control del tono.
  • Ø Adquirir habilidades senso-perceptivo-motoras que le permitan un progresivo acceso a las conductas motrices de base, es decir, a la coordinación dinámica general, equilibración general y coordinación visomotriz.
  • Ø Orientarse de forma paulatina en su propio cuerpo, para luego poder orientar los objetos en los espacios cotidianos y organizar, luego, el espacio proyectivo y euclidiano.
  • Ø Ir tomando conciencia de la organización y estructuración del tiempo a través de la sincronización sesnsoriomotriz, el acceso a su tiempo propio y a la captación de estructuras rítmicas.
  • Ø Participar en juegos y actividades lúdicas adecuadas a su nivel de desarrollo (ejercicio, símbolo y regla), con especial atención al juego simbólico como medio de construir el conocimiento social.

  • Ø Controlar progresivamente su propio comportamiento a través de la regulación de sus propias acciones en relación con los objetos y con los otros.
  • Ø Progresar en la adopción de conductas socialmente favorables al otro (conductas prosociales) aprendiendo a controlar y/o derivar la agresividad por medio de objetos mediadores o situaciones de juego.
Lázaro (2000), reconoce además la importancia del movimiento en todas las experiencias que vive el niño. Por lo que podemos darnos cuenta que el movimiento es fundamental en toda la vida del ser humano, existe movimiento desde el mismo momento que se unen el espermatozoide y el óvulo, además de una transformación constante, y no dejamos de transformamos y movernos hasta el día de nuestra muerte.
Los niños se mueven sin parar y pareciera, como se dice coloquialmente que nunca se les acaba la pila, y aunque para los padres puede ser agotador, es necesario reconocer que el moverse les permite conocer su mundo y apropiarse de él.
Vayer (1971) menciona que el niño va dándose cuenta, adquiere conocimiento y progresivamente dominio de los elementos que constituyen el mundo de los objetos gracias a sus desplazamientos y a la coordinación de sus movimientos, es decir, gracias a un uso cada vez más diferenciado y preciso de su propio cuerpo.
El movimiento se convierte en el gran factor unificador entre las distintas partes del cuerpo, por eso la mayoría de los autores coinciden en que no conocemos nuestro cuerpo si no nos movemos y lo vivimos.
Es necesario tener presente, en primer lugar, que el movimiento tiene bases anatómico funcionales, es decir se realiza a través de la estructura del aparato locomotor, que es un conjunto de órganos, que tiene como principal función permitir al cuerpo humano la realización de movimientos.
El cual se encuentra constituido por el sistema óseo, el sistema muscular y las articulaciones, lo que permite que el ser humano se desplace y realice diferentes posturas y posiciones corporales, y que además le permiten desarrollar habilidades físicas como:
- Fuerza
- Flexibilidad
- Equilibrio
- Velocidad
- Coordinación
- Resistencia
Y con los cuales puede realizar movimientos básicos y compuestos, siendo los básicos: rodar, repta, gatear, caminar, correr, saltar y trepar.
Y los compuestos: empujar, manipular, jalar, golpear, lanzar, eludir y transportar.
Por supuesto todo esto bajo la organización y dirección del sistema nervioso, el cual controla e integra todos los estímulos recibidos para dar una respuesta motora. Sin embargo debemos recordar que un individuo no sólo es el aspecto físico y funcional, es un sistema más complejo, ya que se complementan gracias a su sistema afectivo, sensorial, cognitivo, que lo hace ser un individuo integral.